martes, 25 de noviembre de 2008

MANTENIMIENTO Y ALMACENAJE DE MANTILLAS

El almacenaje correcto de los textiles es muy complicado, requiere armarios especiales de gran tamaño para no doblar las piezas y condiciones de temperatura y humedad muy precisas. Pero bueno, algo podemos hacer. Los factores que más dañan un tejido son la humedad, la exposición a la luz, los cambios bruscos de temperatura y los ataques de insectos y hongos.
-Puedes evitar la humedad guardando la mantilla en un armario exento, no empotrado, en un altillo, Evita, si puedes que esté orientado al norte, porque son las zonas de la casa más húmedas. La humedad relativa aconsejada es del 55 %.

-Para los cambios bruscos de temperatura, evita los armarios situados en paredes exteriores, porque sufren mayores cambios de temperatura al darles el sol de día. Tampoco es bueno que esté cerca de una calefacción, porque la tela se tensa y se destensa continuamente, según enciendas y apagues, y termina por arrugarse de forma irregular. Lo ideal es que la temperatura sea lo más estable posible, en torno a los 18ºC.
-la exposición a la luz (diurna y eléctrica) daña muchísmo el tejido, lo debilita, así que lo mejor es guardarlo tapado en una caja o bien en una armario que no se abra a menudo
-los ataques de insectos y hongos pueden evitarse controlando la temperatura, porque les gustan los ambientes cálidos. El uso de naftalina no es lo mejor, pero en una casa no me parece mala solución, siempre que no toque la prenda, porq
ue mancha. Y muy poca cantidad, porque suelta toxinas que dañan la fibra del tejido.

La mantilla puedes guardarla en una caja grande, forrada por dentro de papel de seda (el que te dan envolviendo las mantillas modernas), porque es un papel neutro que no mancha el tejido. Como tendrás que plegar la mantilla para que quepa, pon doble capa de muletón entre cada pliegue, de forma que no sea una doblez en ángulo, sino que el encaje haga curva siguiendo la curva del muletón al doblarse. Madre mía, no sé cómo explicarlo mejor... lo siento! el caso es evitar que se quede marcado el pliegue... Otra forma de guardar la mantilla puede ser enrollada en un cilindro de cartón, de unos 80 cm. de longitud mínimo, forrado de muletón y encima papel de seda. Tendrías que plegarla por la mitad del ancho siempre con muletón en medio del pliegue. Y forrar con papel de seda de nuevo para evitar que se manche y resbale.
es difícil poder controlar tantas cosas, pero no te preocupes porque estos daños tardan lustros en aparecer, así que no te agobies porque sólo con cuidarla bien e intentar guardarla en la pecha adecuada, ya te aseguras que la prenda perdure.
Autora: Luisa 2007 Aquí

1 comentario:

Carmen Tirado dijo...

Todo bello es una bendición